Agroecología extensiva y sustentabilidad en el Sudeste Bonaerense: aspectos ambientales y socioeconómicos

Fabricio BONGIANINO1

Elke NOELLEMEYER2 ,
Pierre GASSELIN3 , Hernán URCOLA4

Resumen

Uno de los principales desafíos del siglo XXI es lograr una producción agropecuaria sustentable, lo que implica satisfacer la demanda de alimentos de la creciente población mundial, reduciendo a la vez el impacto ambiental negativo y mejorando el bienestar de las personas. El paradigma dominante en la agricultura actual pertenece a la denominada Revolución Verde, modelo de producción caracterizado por utilización de tecnologías de insumos externos del sistema, simplificación, falta de biodiversidad y economía de escala. Esto genera cambios en la sociedad y el ambiente que permiten dudar de su sustentabilidad en el tiempo. La agroecología, es propuesta como una alternativa productiva para afrontar estos desafíos. Sin embargo, como disciplina científica aún está en construcción y muchos de sus aspectos necesitan ser investigados. Por lo tanto, los objetivos del presente trabajo fueron (i) utilizar y adaptar el método IDEA v4 al contexto productivo argentino, y (ii) evaluar la sustentabilidad de un caso real, tanto global como por dimensiones: ambiental, social y económica.


Introducción

El paradigma dominante en la agricultura actual pertenece a la denominada Revolución Verde (Cittadini, 2014; Souza Casadinho, 2014). En sus inicios, la revolución verde parecía ser el modo de producción adecuado para garantizar la seguridad alimentaria de una población mundial en continuo crecimiento, aunque actualmente es difícil que pueda asegurarla (Borlaug, 2000). Si bien es cierto que este modelo logró incrementar la producción y productividad agrícola (Sarandón y Flores, 2014a; Balmford et al., 2018), esto se basó en la intensificación del uso de insumos externos, e.g. agroquímicos, fundamentalmente herbicidas basados en glifosato, fertilizantes sintéticos, organismos genéticamente modificados (OGM), combustibles fósiles, entre otros; y en la simplificación de los agroecosistemas (Tilman et al., 2002; Sarandón y Flores, 2014b). Estas características generan cambios en la sociedad y el ambiente, por lo que se duda de su sustentabilidad en el tiempo (Pretty, 2008; Manuel-Navarrete et al., 2009; Vitousek et al., 2009; Pingali, 2012). Entendiendo a la sustentabilidad, en un sentido amplio y relacionada al compromiso ético (Sarandón y Flores, 2014a), como “la satisfacción de las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer la satisfacción de las necesidades de las generaciones futuras (WCED, 1987)”. Asimismo, la sustentabilidad implica al menos tres dimensiones de análisis: la ambiental, la económica y la social (Tommasino, 2005). En este contexto, aumenta el interés por lograr sistemas de producción más sustentables, relacionado a asegurar en conjunto estos tres aspectos (Andrade, 2017). 

Para incrementar la sustentabilidad de la producción, se han propuestos diferentes alternativas: intensificación sustentable (Pretty et al., 2011), intensificación ecológica (Cassman, 1999; Doré et al., 2011; Bommarco et al., 2013), agricultura orgánica (Howard, 1940), agricultura biodinámica (Steiner, 1924), permacultura (Mollison y Holmgren, 1978) y agroecología (Altieri, 1995), entre otras (Pretty, 2008). La agroecología (AE), con creciente interés nacional e internacional, es propuesta por diversos autores como una alternativa productiva, ambientalmente apta, económicamente viable y socialmente justa y aceptable para afrontar estos desafíos (Altieri, 1999; Sarandón y Flores, 2014c; Lescourret et al., 2015). Sin embargo, la agroecología es una disciplina científica aún en construcción (van der Ploeg et al., 2019) y, por lo tanto, muchos de sus aspectos necesitan ser investigados con mayor profundidad (León Sicard, 2009). La agroecología es una construcción múltiple (Bellon y Ollivier, 2014), por lo que existen varias definiciones (Norder et al., 2016). Situación que genera debate en relación al término y al concepto (Silici, 2014; Tittonell, 2016). En este trabajo, se usará una definición restrictiva de la agroecología (Bonaudo et al., 2014) propuesta por Gliessman (1998) que la define como “la aplicación de conceptos y principios ecológicos para el diseño y el manejo de agroecosistemas sustentables”. La AE propone principios para el diseño y manejo del sistema productivo. Los 5 principios básicos se encuentran detallados en los trabajos de Altieri (1995) y Gliessman (1998) y son sintetizados por Tittonell (2016) como: diversidad, eficiencia, reciclaje, regulación y sinergias.

Partiendo desde un sistema de producción convencional, caracterizado por la utilización de tecnologías de insumos externos del sistema, la simplificación, la falta de biodiversidad y la búsqueda de economías de escala, la producción agroecológica requiere de cierto tiempo para establecerse y consolidarse. Este proceso es conocido como transición agroecológica (Tittonell, 2016). En la práctica solo hay grados de ser más o menos agroecológicos, y lo importante es este grado de transición (van der Ploeg et al., 2019). Tittonell (2014), basándose en los tres enfoques conceptuales de transición: eficiencia, sustitución y rediseño, propuestos por Hill y MacRae (1995), aclara que la transición hacia sistemas alimentarios sustentables apoyados por paisajes multifuncionales requiere tanto de innovación tecnológica como institucional (Figura 1).

Figura 1. Transición hacia una intensificación ecológica. Adaptado de Tittonell (2014).

Actualmente, el proceso de transición agroecológica implica múltiples transiciones al mismo tiempo, a diferentes escalas, niveles (perspectiva multi-niveles; Geels, 2002; Geels y Schot, 2007), y dimensiones (Duru et al., 2015; Ollivier et al., 2018; Tittonell, 2019; Dumont et al., 2020). Tittonell (2019) conceptualiza la agroecología como una innovación de nicho, dentro del modelo de niveles socio-técnicos de innovación. En este marco, las innovaciones surgen de distintos sectores y algunas llegan a “anclarse5 al régimen socio-técnico imperante, el cual es dinámico y está sujeto a constantes modificaciones tanto externas (e.g. cambios en tendencias globales de mercado, demográficas, socio-culturales) como internas (e.g. cambios en normas y regulaciones que emergen de la sociedad). El “escalonamiento” (Ferguson et al., 2019), i.e. pasaje de menores escalas (e.g. escala predial mediante la incorporación de prácticas de manejo) a superiores (e.g. sistemas agroalimentarios), crea oportunidades para el desarrollo de la agroecología y mejora así la sustentabilidad de los sistemas productivos (Tittonell, 2019).

Si bien no existe un concepto operativo sobre sustentabilidad, para simplificar y cuantificar su multidimensionalidad, varios autores aceptan la metodología de utilizar un set amplio de indicadores (Binder et al., 2010; de Olde et al., 2016). De los diferentes métodos internacionales basados en indicadores, el Método francés IDEA (Indicateurs de Durabilité des Exploitations Agricoles, por sus siglas en francés) es uno de los más exhaustivos. Su última versión (v4), contiene 53 indicadores que derivan de dos enfoques diferentes, uno basado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y otro basado en las propiedades de los sistemas agrícolas sustentables (Zahm et al., 2019). El enfoque evaluativo basado en los ODS de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de 2015, los indicadores se agrupan en 3 dimensiones: (a) ambiental, (b) social, y (c) económica; y se detallan en la tabla 1 de apéndice. 

La agroecología se basa en el conocimiento de las complejas interacciones entre los componentes del sistema productivo, tanto ambientales como biológicos, sociales, económicos, técnicos, institucionales, políticos, culturales, entre otros (Altieri, 1999; Wezel et al., 2009). Sin embargo, escasos trabajos han evaluado de manera integral las 3 dimensiones de la sustentabilidad (ambiental, social y económica) de sistemas productivos agroecológicos extensivos de la región pampeana (Pérez et al., 2019). Diversos autores destacan la importancia de cuantificar y evaluar la sustentabilidad, particularmente de la AE (FAO, 2019), para esto existen varios métodos que deben ser adaptados al contexto local. Por lo tanto, los objetivos del presente trabajo fueron (i) utilizar y adaptar el método IDEA v4 al contexto productivo argentino, y (ii) evaluar la sustentabilidad de un caso real, tanto global como por dimensiones: ambiental, social y económica.

Metodología

Se eligió el Sudeste Bonaerense (SEB) de Argentina como área de estudio ya que podemos encontrar sistemas de producción mixtos (agricultura y ganadería) representativos de la región y presentes en muchas otras subregiones de la Llanura Pampeana. Se identificó un caso real 6 con avanzado estado en la transición agroecológica, ubicado en el partido Gral. Pueyrredón, provincia de Buenos Aires. Luego, se evaluó su sustentabilidad y se graficaron resultados. 

Para evaluar la sustentabilidad de los sistemas, con un abordaje holístico y sistémico, se aplicó la evaluación por dimensiones de la versión 4 del método IDEA (Zahm et al., 2019). El método IDEA ha sido actualizado siguiendo las últimas tendencias en evaluación de la sustentabilidad y es ampliamente utilizado en distintas regiones productivas francesas (Zahm et al., 2008) y del resto del mundo (de Olde et al., 2016). A pesar de estas experiencias, antes de usar el método, los indicadores deben ser adaptados a las condiciones locales de los sistemas de producción (Zahm et al., 2008). Por lo tanto, se evaluó el set de indicadores propuesto originalmente y el mismo fue modificado para representar mejor las condiciones de producción de Argentina. Durante esta adaptación se tuvo en cuenta sus limitaciones (Binder et al., 2010; Cândido et al., 2015; Trabelsi et al., 2019), se contó con el asesoramiento de los diseñadores del método y de expertos en cada disciplina correspondiente.

Resultados y discusión

A nivel de dimensiones, la sustentabilidad global del establecimiento es el menor valor de las tres dimensiones. Este caso evaluado fue de 90 puntos (Figura 2), que surge de la suma ponderada de cada indicador. El puntaje final se relaciona al paradigma de la sustentabilidad fuerte, porque no hay sustitución o compensación entre las dimensiones; y a la ley del mínimo de Liebig, ya que el menor valor de una dimensión es el que está limitando la sustentabilidad del establecimiento.

Figura 2. Valores absolutos de dimensiones de la evaluación de la sustentabilidad en un establecimiento en transición agroecológica del sudeste bonaerense.

A nivel de componentes, los puntajes se distribuyeron uniformemente y con valores muy elevados para los 13 componentes (Figura 3). Porcentualmente, los diferentes aspectos de la sustentabilidad superaron el 80 % del puntaje. Analizando el componente “empleo y calidad del trabajo”, faltó un 20 % para llegar a su máximo. La noción de calidad de empleo y de trabajo difiere en Argentina y Francia, debido principalmente a las condiciones socioeconómicas del sector rural. Estas condiciones modificaron indicadores de estado, pudiendo reinterpretar la noción de sustentabilidad de sus indicadores originales respecto a: origen de los empleados, cumplimentar leyes laborales, distancia de las redes de proximidad, diferencia entre trabajos temporarios y permanentes, autonomía y toma de decisiones de los empleados, diversidad de tareas, proyectos en conjuntos con otros productores, compartir empleados entre establecimientos, calidad de la infraestructura-instalaciones, formación continua, recepción de estudiantes, pasantes y profesionales, entre otros.

Figura 3. Representación proporcional de componentes de los indicadores de sustentabilidad para un establecimiento en transición agroecológica. 

A nivel de indicadores, se graficaron los puntajes de los indicadores económicos (Figura 4); observando, en su mayoría, un gran desempeño. El indicador que más peso tuvo es la Capacidad Económica (C1), y relaciona la capacidad de generar recursos en función de las necesidades del productor y su establecimiento. 

Figura 4. Puntajes de los indicadores económicos y sus máximos en valores absolutos para un establecimiento en transición agroecológica.

El productor no presentó deudas que comprometan al funcionamiento del establecimiento, tiene programas de desarrollos productivos y consideró muy probable la existencia de su campo en el mediano y largo plazo. En Argentina, el sistema de arrendamiento de tierras, al ser de períodos cortos, generalmente condiciona la sustentabilidad de los sistemas productivos. Es difícil de encontrar registros de calidad y productores que realicen monitoreo de sus actividades, sobre todo en productores escasamente tecnificados; sin embargo, para nuestro contexto productivo la disponibilidad de registros y su gestión fueron considerados en el aumento de la sustentabilidad. Asimismo, en varios indicadores se contempló tanto los cálculos realizados con la información recolectada en registro y entrevistas como la percepción del productor. Esta autoevaluación, refleja el sentimiento del productor más allá de la objetividad de los cálculos. La transmisibilidad económica, indicador que solo se encuentra el método IDEA (de Olde et al., 2017), nos permite reflexionar sobre el proceso de sucesión del establecimiento dentro de la matriz productiva argentina.

Consideraciones finales

Dada la adaptación y el uso del enfoque evaluativo de las 3 dimensiones de la sustentabilidad del método IDEA (ambiental, social y económica), recomendamos su uso para cuestiones pedagógicas, análisis trasversales amplios y con un gran número de establecimientos. Sin embargo, es imprescindible saber si los datos están disponibles ya que requiere de mucha información. Es un método rígido respecto a la disponibilidad de datos, pero esto posibilita no crear “vacíos” en la evaluación de sustentabilidad. Permite reflexionar sobre la noción de sustentabilidad y si no se está familiarizado con metodologías sobre su evaluación es una manera completa para comenzar. Es un método considerado “top-down” (descendente), por lo que no incluye explícitamente el enfoque participativo con las partes interesadas; y las metodologías de investigación de acción participativa deben ser tenidas en cuenta al trabajar con agroecología. Podría considerarse menos participativo y flexible, pero más sistémico y holístico respecto a métodos “bottom-up” (ascendentes). Además, se podrían incorporar otros aspectos de la sustentabilidad, por ejemplo: políticos, institucionales y de gobernanza (aunque esto requiera de mayor información).

Conclusiones

Siendo el primer trabajo sobre el uso del IDEA v4 en Argentina, los resultados y conclusiones son aún preliminares. Las particularidades del sistema agropecuario argentino y del método IDEA v4 requieren de mayor adaptación a las condiciones locales. La aplicación de un método depende del contexto y el propósito de la evaluación. Siendo un método exhaustivo, es recomendable para cálculos estructurados y con poca participación de los productores agropecuarios durante la selección de indicadores. Los resultados deben ser analizados tanto a nivel de indicador como de componentes y dimensiones. El abordaje holístico y con enfoque sistémico a través de indicadores, permite observar los aspectos en los cuales se pueden mejorar la sustentabilidad de un establecimiento y en cuales no es necesario hacer grandes modificaciones, pudiendo hacer seguimientos y elaborar distintos planes para mejorar el proceso de transición agroecológica. Finalmente, los conceptos, nociones e indicadores propios de cada actor de la región constituyen aportes valiosos para la evaluación de la sustentabilidad y los mismos pueden ser incorporados mediante metodologías de investigación de acción participativa; construyendo, en conjunto, una noción de sustentabilidad más representativa de las condiciones locales.

Referencias

ALTIERI, M. A. 1999. Agroecología: Bases científicas para una agricultura sustentable. Editorial Nordan-Comunidad, Montevideo, Uruguay. 325 p.

ALTIERI, M.A. 1995. Agroecology: The science of sustainable agriculture, 2nd ed. Boulder, CO: Westview Press.

ANDRADE, F.H. 2017. Los desafíos. En: Andrade, F.H. (ed.) Los desafíos de la agricultura argentina. Satisfacer las futuras demanda y reducir el impacto ambiental. 1ra. Ed. Ediciones INTA. pp 86-93.

BALMFORD, A.; AMANO, T.; BARTLETT, H. et al. 2018. The environmental costs and benefits of high-yield farming. Nat Sustain 1, 477–485.

BELLON, S.; OLLIVIER, G. 2014. La agroecología en Francia: la institucionalización de utopías. En: Hernández, V.; Goulet, F.; Magda, D.; Girard, N. (eds.) La agroecología en Argentina y en Francia: miradas cruzadas. Ediciones INTA. pp 31-52.

BINDER, C.R.; FEOLA, G.; STEINBERGER, J.K. 2010. Considering the normative, systemic and procedural dimensions in indicator-based sustainability assessments in agriculture. Environmental Impact Assessment Review 30, 71–81.

BOMMARCO, R., KLEIJN, D., POTTS, S.G. 2013. Ecological intensification: harnessing ecosystem services for food security. Trends Ecol. Evol. 28, 230–8.

BONAUDO, T.; BENDAHAN, A.B.; SABATIER, R.; RYSCHAWY, J.; BELLON, S.; LEGER, F.; MAGDA, D.; TICHIT, M. 2014. Agroecological Principles for the Redesign of Integrated Crop-Livestock Systems. European Journal of Agronomy 57: 43–51.

BORLAUG, N.E. 2000. Ending World Hunger. The Promise of Biotechnology and the Threat of Antiscience Zealotry. Plant Physiology, Vol. 124, pp. 487–490.

CÂNDIDO, G. de A.; NÓBREGA, M.M.; FIGUEIREDO, M.T.M.; SOUTO MAIOR, M.M. 2015. Sustainability assessment of agroecological production units: a comparative study of IDEA and MESMIS methods. Ambiente & Sociedade, São Paulo v. XVIII, n. 3, 99-120.

CASSMAN, K.G. 1999. Ecological intensification of cereal production systems: yield potential, soil quality, and precision agriculture. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 96, 5952–5959.

CITTADINI, R. 2014. Limitaciones y potencialidades de la agroecología: enseñanzas de una experiencia en gran escala basada en los principios de la agroecología, el ProHuerta en Argentina. En: Hernández, V.; Goulet, F.; Magda, D.; Girard, N. (eds.) La agroecología en Argentina y en Francia: miradas cruzadas. Ediciones INTA. pp 117-132.

DE OLDE, E.M.; BOKKERS, E.A.M.; DE BOER, I.J.M. 2017. The Choice of the Sustainability Assessment Tool Matters: Differences in Thematic Scope and Assessment Results. Ecological Economics, 136:77-85.

DE OLDE, E.M.; OUDSHOORN, F.W.; SØRENSEN, C.A.G. et al. 2016. Assessing sustainability at farm-level: Lessons learned from a comparison of tools in practice. Ecological Indicators 66, 391–404.

DORÉ, T.; MAKOWSKI, D.; MALÉZIEUX, E. et al. 2011. Facing up to the paradigm of ecological intensification in agronomy: revisiting methods, concepts and knowledge. Europ. J. Agronomy, 34:197-210.

DUMONT, A.M.; GASSELIN, P.; BARET, P.V. 2020. Transitions in agriculture: Three frameworks highlighting coexistence between a new agroecological configuration and an old, organic and conventional configuration of vegetable production in Wallonia (Belgium). Geoforum 108, 98–109.

DURU, M.; THEROND, O.; FARES, M. 2015. Designing agroecological transitions; A review. Agron. Sustain. Dev. 35, 1237–1257.

FAO. 2019. TAPE Tool for Agroecology Performance Evaluation – Process of development and guidelines for application. Test version. Rome. 98 p.

FERGUSON, B.G.; MAYA, M.A.; GIRALDO, O. et al. 2019. Special issue editorial: What do we mean by agroecological scaling? Agroecology and Sustainable Food Systems, 43:7-8, 722-723.

GEELS, F.W. 2002. Technological transitions as evolutionary reconfiguration processes: a multi-level perspective and a case-study. Res. Policy 31, 1257–1274.

GEELS, F.W.; SCHOT, J. 2007. Typology of sociotechnical transition pathways. Res. Policy 36, 399–417.

GLIESSMAN, S.R. 1998. Agroecology: Ecological process in sustainable agriculture. Ann Arbor Press, Michigan, pp 356.

HILL, S.B.; MACRAE, R.J. 1995. Conceptual Framework for the Transition from Conventional to Sustainable Agriculture. Journal of Sustainable Agriculture 7(1): 81-87.

HOWARD, A. 1940. An agricultural testament. London, New York: Oxford University Press. 253 p.

LEÓN SICARD, T.E. 2009. Agroecología: desafíos de una ciencia ambiental en construcción. Agroecología. Vol. 4. pp 7-17.

LESCOURRET, F.; DUTOIT, T.; REY, F. et al. 2015. Agroecological engineering. Agron. Sustain. Dev. 35, 1191–1198.

MANUEL-NAVARRETE, D.; GALLOPÍN, G.C.; BLANCO, M. et al. 2009. Multi-causal and integrated assessment of sustainability: the case of agriculturization in the Argentine Pampas. Environ Dev Sustain 11:621–638.

MOLLISON, B.; HOLMGREN, D. 1978. Permaculture one: a perennial agricultural system for human settlements. Tagari, Tyalgum.

NORDER, L.A.; LAMINE, C.; BELLON, S.; BRANDENBURG, A. 2016. Agroecology: Polysemy, pluralism and controversies. Ambiente & Sociedade, São Paulo v. XIX, n. 3, p. 1-20.

OLLIVIER, G.; MAGDA, D.; MAZE, A. et al. 2018. Agroecological transitions: What can sustainability transition frameworks teach us? An ontological and empirical analysis. Ecology and Society 23(2):5.

ONU. 2015. Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. A/RES/70/1. 40 p.

PÉREZ, E.; CASAL, A.V.; JACOBO, E.J. 2019. Evaluación de la transición agroecológica de un establecimiento ganadero a base de pastizal de la cuenca del Salado, mediante indicadores. Rev. FCA UNCUYO 51(1): 295-307.

PINGALI, P.L. 2012. Green Revolution: Impacts, limits, and the path ahead. PNAS 109 (31): 12302-12308.

PRETTY, J. 2008. Agricultural sustainability: concepts, principles and evidence. Phil. Trans. R. Soc. B 363: 447–465.

PRETTY, J.; TOULMIN, C.; WILLIAMS, S. 2011. Sustainable intensification in African agriculture. International Journal of Agricultural Sustainability, 9:1, 5-24.

SARANDÓN, S.; FLORES, C. 2014 b. La insustentabilidad del modelo de agricultura actual. En: Sarandón, S.J.; Flores, C.C. (eds.) Agroecología: bases teóricas para el diseño y manejo de agroecosistemas sustentables. 1a ed. Universidad Nacional de La Plata. pp 13-41.

SARANDÓN, S.; FLORES, C. 2014 c. La Agroecología: el enfoque necesario para una agricultura sustentable. En: Sarandón, S.J.; Flores, C.C. (eds.) Agroecología: bases teóricas para el diseño y manejo de agroecosistemas sustentables. 1a ed. Universidad Nacional de La Plata. pp 42-69.

SARANDÓN, S.J.; FLORES, C.C. 2014 a. La Agroecología: un paradigma emergente para el logro de un Desarrollo Rural Sustentable. En: Hernández, V.; Goulet, F.; Magda, D.; Girard, N. (eds.) La agroecología en Argentina y en Francia: miradas cruzadas. Ediciones INTA, 2014. pp 53-70.

SILICI, L. 2014. Agroecology: What it is and what it has to offer. IIED Issue Paper. IIED, London.

SOUZA CASADINHO, J. 2014. La agroecología: bases científicas, historia local y estrategias productivas en la construcción de un espacio de desarrollo integral, ético y humano. En: Hernández, V.; Goulet, F.; Magda, D.; Girard, N. (eds.) La agroecología en Argentina y en Francia: miradas cruzadas. Ediciones INTA. pp 13-29.

STEINER, R. 1924. Report to members of the Anthroposophical Society after the Agriculture Course, Dornach, Switzerland, June 20, 1924 (C. E. Creeger & M. Gardner, Trans.). En: Gardner, M. (Ed.) Spiritual Foundations for the Renewal of Agriculture by Rudolf Steiner (1993, pp. 1-12). Kimberton, PA: Bio-Dynamic Farming and Gardening Association.

TILMAN, D.; CASSMAN, K.G.; MATSON, P.A.; NAYLOR, R.; POLASKY, S. 2002. Agricultural sustainability and intensive production practices. Nature 418, 671–677.

TITTONELL, P. 2014. Ecological intensification of agriculture — sustainable by nature. Current Opinion in Environmental Sustainability, 8:53–61.

TITTONELL, P. 2016. Libro de Resúmenes 1ra Reunión Científica del Programa Nacional de Recursos Naturales, Gestión Ambiental y Ecorregiones: aportes a la agroecología desde la biodiversidad, la gestión ambiental, el estudio del clima y el ordenamiento territorial. 1ª ed. Ediciones INTA, 2016.

TITTONELL, P. 2019. Las transiciones agroecológicas: múltiples escalas, niveles y desafíos. Rev. FCA UNCUYO. 51(1): 231-246.

TOMMASINO, H. 2005. Sustentabilidad rural: desacuerdos y controversias. En: Foladori, G.; Pierri, N. (eds.) ¿Sustentabilidad? Desacuerdos sobre el desarrollo sustentable. Universidad Autónoma de Zacatecas, México. pp 137-161.

TRABELSI, M.; MANDART, E.; LE GRUSSE, P.; BORD, J.-P. 2019. ESSIMAGE: a tool for the assessment of the agroecological performance of agricultural production systems. Environ Sci Pollut Res 26, 9257–9280.

VAN DER PLOEG, J.D.; BARJOLLE, D.; BRUIL, J. et al. 2019. The economic potential of agroecology: Empirical evidence from Europe. Journal of Rural Studies 71, 46–61.

VITOUSEK P.M.; NAYLOR, R.; CREWS, T. et al. 2009. Nutrient Imbalances in Agricultural Development. Science 324: 1519–20.

WCED, 1987. Informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, “Nuestro Futuro Común”. Asamblea General, ONU. 416 p.

WEZEL, A.; BELLON, S.; DORÉ, T. et al. 2009. Agroecology as a science, a movement and a practice. A Rev.: Agron. Sustain. Dev. 29 (4), 503–515.

ZAHM F, ALONSO UGAGLIA A, BARBIER J-M, et al. 2019. Évaluer la durabilité des exploitations agricoles. La méthode IDEAv4, un cadre conceptuel combinant dimensions et propriétés de la durabilité. Cah. Agric. 28: 5.

ZAHM, F.; VIAUX, P.; VILAIN, L. et al. 2008. Assessing Farm Sustainability with the IDEA Method – from the Concept of Agriculture Sustainability to Case Studies on Farms. Sustainable Development 16, 271–281.

Apéndice

Tabla 1. Grilla evaluativa IDEA v4, enfoque dimensiones de la sustentabilidad
(adaptado de Zahm et al., 2019).

  1. Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Santa Rosa, La Pampa, Argentina []
  2. Facultad de Agronomía, Universidad Nacional de La Pampa (FA-UNLPam), Santa Rosa, La Pampa, Argentina []
  3. Instituto Nacional Francés de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (INRAE), Montpellier, Francia []
  4. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Balcarce, Buenos Aires, Argentina []
  5. El anclaje es el ingreso de una innovación de nicho al régimen socio-técnico (Tittonell, 2019). []
  6. El nombre del productor y del establecimiento son anónimos. []