Razones más-que-humanas: vínculos entre ciencia, memoria y paisaje en la oposición al proyecto hidroeléctrico San Pedro, provincia de Valdivia, Chile

Pablo Iriarte Bustos1

    1. Flujos del agua e influjos sociales

Hace un par de años inicié mi investigación doctoral sobre relaciones socioambientales en el río San Pedro, ubicado en la Región de Los Ríos, sur de Chile. El San Pedro es uno de los ríos que compone un complejísimo sistema hidrológico, lacustre y fluvial, que se extiende desde la Cordillera de los Andes por el lado argentino (lago Lacar) hasta el océano pacífico, donde el río Valdivia desemboca en la bahía de Corral (ver Imagen N°1). Como habitante y estudiante de la cuenca del río Valdivia elaboré una pregunta amplia en la cual buscaba vincular mi ánimo de conocimiento del territorio con algunas inquietudes ontológicas y posthumanistas (Descola 2012; Latour 2007; Ingold 2011; Holbraad & Pedersen 2017): ¿cómo se relacionan y afectan mutuamente las entidades ontológicamente diversas –humanas y no-humanas- que componen el río San Pedro y cómo varían estas relaciones en distintos episodios de cambio socioambiental? Me interesé en la subcuenca del San Pedro por los intensos procesos de cambio socioambiental que han marcado su devenir, más específicamente el gran terremoto de 1960 y el actual proyecto hidroeléctrico que mantiene a sus habitantes en activa alerta. Parece ser una historia que vuelve sobre sí misma pero no como círculo sino en forma de espiral: los acontecimientos del pasado adquieren actualidad porque las intervenciones del presente los invocan a la distancia. Es una historia que arrastra transformaciones geológicas, operaciones de ingeniería, negocios energéticos, memorias sedimentadas y saberes ecológicos inscritos en diferentes claves. En suma, el flujo del agua entremezclándose con influjos sociales que pugnan por interrumpirlo o liberarlo.


Desde mi formación en sociología y filosofía inicié mi indagación convencido del rendimiento metodológico que tendría una aproximación en que los elementos sociales y naturales no entraran en escena ya clasificados en dominios independientes. Lo interesante, pensé, sería trabajar desde una ontología relacional o práctica (Gad et al 2015) en que un principio de simetría, como lo ha propuesto Latour, permitiera iniciar la investigación asumiendo que “lo que es cierto del sujeto es igualmente cierto del objeto” (1998). Esto me permitiría ampliar la mirada a ciertos agenciamientos que han permanecido velados u ocultos desde el punto de vista de la teoría social humanista (Blanco, Iriarte & Bravo, 2019) -como la agencia del río, por ejemplo- y llevar a un plano ontológico la interrogación sobre el carácter generador de realidad de las relaciones entre humanos y no-humanos. Siguiendo una aproximación etnográfica en el estudio de este caso (Burawoy 1998; Mitchell 1983) he dedicado tiempo a conversar con numerosas personas que se vinculan al cuerpo de agua: habitantes del lugar, científicos y defensores del río, defensa en la cual yo mismo me he involucrado. He buscado también conocer mejor el río navegándolo, recorriendo sus riberas y, a veces, simplemente sumergiéndome en él y aprendiendo a observar y pensar ese flujo que no es nunca el mismo. Animado por la sugerente idea de Tim Ingold de que la antropología es “filosofía con la gente adentro” (158, 2019), creo que una aproximación de este tipo puede llevarnos desde el detalle acuático y el gesto corporal a la comprensión de movimientos más amplios de relevancia socioecológica: ¿puede el río ser considerado un agente? ¿cómo se entrelaza el devenir humano con el del río y las especies que lo habitan? ¿puede los significados culturales tener su génesis en procesos de cambio ambiental? ¿cómo describir el cambio de escala, de magnitud y velocidad de fenómenos donde los actores no son individuales sino agenciamientos entre humanos y no-humanos? ¿tiene la naturaleza una historia? En fin, numerosas preguntas surgen. A continuación, les relato sólo una de las asociaciones que ha llamado mi atención y que, en su despliegue, arrastra otros tantos elementos de esta trama en movimiento que vincula los flujos del agua y los influjos sociales en el San Pedro. 

    1. Tacos y represas

Mencionaba antes que la historia del río San Pedro podría asimilarse a una espiral. Me refiero específicamente a la relación entre el flujo del río y su interrupción, cuestión que vuelve a repetirse en distintos momentos y de diferentes maneras. Son interrupciones que se implican mutuamente a través del tiempo. Para comprender esta idea pongamos atención a dos procesos de cambio socioambiental: el “Riñihuazo” y el proyecto hidroeléctrico San Pedro. 

El 22 de mayo de 1960 un terremoto de magnitud 9,5 sacudió el sur de Chile. Fue, como dicen los campesinos de esta tierra austral, ‘un acabo de mundo’. Entre las numerosas transformaciones que el gran terremoto del 60 produjo se destacan los deslizamientos de cerro que bloquearon con tres ‘tacos’ el flujo de agua del río San Pedro (Davis & Karzulovic 1963). Como decía anteriormente, el San Pedro es el río encargado de llevar al mar las aguas que bajan a través de siete lagos desde la cordillera de los Andes hasta el océano pacífico. Frente a esta situación, un grupo de ingenieros y técnicos de la empresa estatal de energía ENDESA, que se encontraban trabajando en la construcción de la central hidroeléctrica Pullinque algunos kilómetros hacia la cordillera, coordinaron lo que en este caso era exactamente el proceso inverso que represar, a saber, desaguar controladamente el río para evitar que los tacos producidos por las remociones en masa se rompieran violentamente produciendo un aluvión que azotara las ya dañadas comunidades río abajo. Por dos meses cerca de 450 obreros, llamados ‘paleros’, coordinados con estos ingenieros y técnicos trabajaron contra el tiempo para liberar la enorme masa de agua que se acumulaba en el lago Riñihue como producto del bloqueo producido por los tacos. Este trabajo fue conocido como “Operación Riñihue” (ver Imagen N°2). La memoria local recuerda el ‘Riñihuazo’ como una hazaña colectiva que permitió aplacar el enorme desastre que habría significado la descarga descontrolada de los 2.500 millones de metros cúbicos de agua almacenados, traducidas en una elevación de 26,5 metros del nivel del lago (Rojas 2018). El historiador Leopoldo Castedo, testigo de esta épica moderna, retrató el episodio como un ring donde se enfrentaron dos grandes fuerzas: la naturaleza -como torrente desbocado- y la humanidad -en el cuerpo de los obreros- (1961). Otro testigo, el periodista Luis Hernández Parker, escribió: 

“Cuando la pavorosa pesadilla del terremoto haya pasado, se escribirá la Epopeya del Riñihue: lo que hizo el hombre ayudado por la máquina y por la técnica para impedir la destrucción de una rica zona de cien mil habitantes por la acción de las aguas de un lago que quedaron aprisionadas y quisieron recobrar su libertad con furia y fuerza devastadoras” (1960). 

Tras 60 años estos acontecimientos permanecen vivos en la memoria de los habitantes de la cuenca. Sin embargo, no se han acabado los intentos por interrumpir el flujo del río. El año 2009 se inició la construcción de la central hidroeléctrica de la empresa Colbún S.A. en el río San Pedro, a pocos kilómetros del lago Riñihue (ver Imagen N°3). Se trata de una central hidroeléctrica de embalse sin regulación de 170 MW de potencia que significaría la construcción de una presa de concreto de 56 x 120 mts. a pocos kilómetros de los antiguos tacos que produjeron el ‘Riñihuazo’. La empresa Colbún S.A., propiedad del poderoso grupo económico Matte, posee 25 centrales de generación eléctrica (térmica, hidroeléctrica, fotovoltaica y eólica) y tiene su origen en la privatización del sector eléctrico de propiedad estatal durante los años 80 y 90.

El proyecto, con 15% de avance, ha tenido un errático desarrollo (Palma 2019) y se mantiene actualmente paralizado. El 2011 fue detenido por la misma empresa producto de derrumbes en las laderas del cerro y por no poder encontrar roca de buena calidad para apoyar la represa. Actualmente, un proyecto de adecuaciones a la central está en proceso de evaluación por parte del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), proceso del cual depende actualmente su construcción. La oposición al proyecto asocia diversos actores que movilizan saberes científicos y locales para defender al río, así como un repertorio de movilización que incluye actividades de difusión de la defensa del río, movilización en las calles de las ciudades más importantes, artivismo y flotadas en el río como el Festival por el Río San Pedro Libre que reúne cientos de personas cada año (ver Imagen N°4). Las razones levantadas por la oposición al proyecto se anclan en los saberes científicos sobre la compleja geología del lugar y en las memorias de los habitantes sobre los eventos ocurridos en el pasado. Ambos, saberes científicos y memorias locales, reclaman al proyecto su irresponsabilidad e incapacidad de comprender la complejidad de la naturaleza que pretenden intervenir. 

    1. Saber de la naturaleza, temer a la naturaleza

Leamos algunas declaraciones reunidas a partir de entrevistas a habitantes de la zona y de documentos presentados en el proceso de evaluación de impacto ambiental del proyecto hidroeléctrico. Por una parte, el saber científico, ha advertido sobre las inestables condiciones geológicas para construir la presa:

«Estos antecedentes [grandes terremotos de 1960 y 1575 y remociones en masa asociadas] permiten suponer la formación de futuros tacos en este río, los cuales podrían colapsar total o parcialmente afectando la represa y una extensa zona aguas abajo, situación que es abordada de manera muy simplificada en el EIA presentado. Por el contrario, la empresa Colbún señala en su estudio que el embalse contribuirá a la estabilidad de las laderas del río, sin embargo, no se presentan estudios científicos que respalden esta delicada afirmación. Adicionalmente, en el plan de prevención de contingencias y de emergencias del EIA […] no se considera el caso en que un aluvión conformado por agua, rocas, sedimentos, y troncos, afecte la represa y deba atravesar las galerías que se dispondrían para evacuar el agua del embalse en caso de emergencia».
                                             (Geólogos Universidad Austral, Observaciones ciudadanas 2015)

«El EIA presentado no considera de manera apropiada los riesgos sísmicos, ya que descarta la ocurrencia de sismos intraplaca como el terremoto de Chillán (1939) […] En otros términos, significa que “el terremoto máximo creíble” referido en el EIA no es en realidad el peor evento sísmico que podría afectar la represa».
                                             (Geólogos Universidad Austral, Observaciones ciudadanas 2015)

«La empresa señala en la línea de base presentada el 2007 […] que “el embalse contribuirá a la estabilidad de las laderas del río al disminuir la actual diferencia de presiones hidrostáticas entre el terreno y el río.” Esta última afirmación carece de sustento científico – técnico y no está respaldada por ninguno de los estudios presentados por la empresa […] No es posible asegurar que la formación del embalse no va a producir la formación de nuevos deslizamientos de tierra. […] Los estudios de geología básica presentados (características litológicas y estructurales) son insuficientes por lo que aún existen incertidumbres sobre la estabilidad de la roca donde se construiría la presa.”
                                            (Geólogos Universidad Austral, Observaciones ciudadanas, 2019)

Por otra parte, la memoria local, que mantiene vivo el recuerdo de los acontecimientos ocurridos en el “Riñihuazo” tras el terremoto de 1960, reclama e interroga en los siguientes términos:  

«El riñihuazo o sea los tacos los fueron abriendo de a poco y uno sabía que los tacos estaban ahí y que los iban a abrir, uno lo sabía, no sabía el día ni el momento pero ellos lo dijeron, ellos avisaron de más o menos que fecha los tacos los iban a abrir, los ingenieros lo sabían, pero esto es diferente, porque si esto llegara a pasar, ni dios quisiera, va a ser de un minuto a otro…entonces a usted nadie le va a avisar si rompió la…o se abrió esta cosa [la presa] y se vino el agua, eso es lo que yo me imagino».
                                                                            (Mujer 1, habitante Los Lagos, Entrevista 2019).

«Es fácil imaginarse la catástrofe que significaría un terremoto similar o incluso inferior con desmoronamiento de cerro, ni siquiera es necesario yo creo que se produzcan tacos, pero que presione esa masa de agua, ramas, rocas y piedras contra la muralla y el terreno que cede y todo eso se viene de un viaje, sería mucho peor que un taco, y definitivamente Los Lagos desaparece». 
                                                                            (Mujer 2, habitante Los Lagos, Entrevista 2019).

«Yo viví el riñihuazo ¿Cómo ustedes me aseguran que no vivirá con el miedo constante de que esa represa colapse y vuelva a ocurrir un desastre similar? ¿Cómo me compensarán el temor constante con el que viviré?                            
                                                                                       (Mujer, observaciones ciudadanas, 2019).

«¿Como puede la empresa decir que la central en construcción no aumentará en ninguna medida los riesgos naturales ampliamente conocidos (sismos, crecidas de río, remoción en masa) que han afectado históricamente al río San Pedro? Me afectaría directamente a mi hogar, a mi familia y mis nietos, por lo que no quiero que venga la represa. Yo viví el terremoto del los 60 y recuerdo que Los lagos se llenó de agua todo sobre el Riñihuazo. Todas las perdidas en los 60, no me gustaría que vuelva a ocurrir. Por esos defiendo mi río y ojalá resulte todo esto y no haya represa».
                                                                                   (Hombre, observaciones ciudadanas, 2019)

Ambas razones -científicas y técnicas unas, experienciales y memoriales las otras- se han articulado en la oposición al proyecto. El saber de la naturaleza, asociado a la evidencia científica, y el temor a la naturaleza, presente en la memoria de los habitantes de la cuenca, anclan su oposición al proyecto hidroeléctrico en las cualidades del río y la tierra quienes, desde su inmanencia, ofrecen a los habitantes e investigadores las huellas de acontecimientos pasados que adquieren renovada importancia ante los proyectos de intervención actual (ver Imagen N°5). Así, propongo que las razones que los opositores al proyecto levantan pueden ser consideradas razones más-que-humanas en tanto agregan cualidades hidrogeológicas, saberes, memorias y huellas del paisaje para sostener la imposibilidad e insensatez del mentado proyecto. Lo “más-que-humano”2 habla de esta composición de razones ancladas en intereses humanos y cualidades inmanentes al territorio, un ensamblaje de elementos múltiples que sostienen la oposición al proyecto hidroeléctrico. 


Resulta interesante notar que en la medida que la presa de concreto comienza a ser construida se levanta frente a ella una oposición que comienza a adquirir su propia magnitud, ligando lo humano y no-humano, los influjos sociales al flujo del agua. Dejar fluir libremente el río se transforma en un asunto de cuidado que liga a los humanos con las especies que habitan el ecosistema fluvial. Complementariamente, resulta interesante plantear que hay un potencial semiótico inscrito en el paisaje que se ofrece a la interpretación humana, una capacidad de significación que permite la relacionalidad entre humanos y no-humanos y que, a fin de cuentas, permitiría esgrimir estas razones más-que-humanas. ¿Significa esto que entendemos siempre adecuadamente los fenómenos naturales y nuestra situación respecto a ellos? Seguramente no. En estas relaciones hay exceso, hay insignificancia, hay también pura fantasía humanista. Pero hay también correspondencia (Ingold 2018) y, en algunos casos, esta correspondencia puede devenir un ensamblaje de razones más-que-humanas. Esto, me parece, puede abrirnos a reflexionar sobre formas de experiencia y relación empáticas que intensifican el vínculo con el río y con otros elementos no-humanos.

Referencias

Blanco, G., Iriarte, P. & Bravo, J. (2019): Agencias veladas y apertura ontológica: desafíos posthumanistas de la teoría social contemporánea. Revista Utopía y Praxis Latinoamericana. Año: 25, N° Extra 9, 2020, pp. 28-41.

Burawoy, Michael (1998): The extended case method. Sociological Theory 16: 1. 

Castedo, Leopoldo (Director) (1961): La Respuesta. (Video documental). Santiago: Universidad de Chile. 

Davis S., Karzulovic J. (1963): Landslides at Lago Riñihue, Chile Bulletin of the Seismological Society of America 53 (6): 1403-1414.

Descola, Philippe (2012): Más allá de la naturaleza y la cultura. Buenos Aires: Amorrortu. 

Gad, C., Jensen, B. & Winthereik, B. (2015). “Practical Ontology: Worlds in STS and anthropology”, NatureCulture. No. 3, pp. 67-86. 

Hernández, Luis (1960): Catástrofe en el paraíso. Santiago: Editorial del Pacífico.

Holbraad, M. & Pedersen, M. (2017): The ontological turn. Cambridge University Press: Cambridge.

Ingold, Tim (2019): “One world anthropology,” HAU: Journal of Ethnographic Theory 8, no. 1-2: 158-171.

________ (2018): La vida de las líneas. Santiago: Universidad Alberto Hurtado.

________ (2011): Being Alive. Essays on Movement, Knowledge and Description. Routledge: London & NY. 

Latour, Bruno (2007): Reassembling the social: An introduction to Actor-Network-Theory. Oxford Univ. Press.

_____________ (1998): “De la mediación técnica: filosofía, sociología. Genealogía”, en M. Doménech & F. Tirado (comps): Sociología simétrica. Ensayos sobre ciencia, tecnología y sociedad. Gedisa: Barcelona.

Mitchell, J.C. (1983): “Case and Situation Analysis”. En Evens, T. & Handelman, D. (Eds.). The Manchester School: Practice and Ethnographic Praxis in Anthropology (pp. 23–45). Oxford & NY: Berghahn Books.

Palma, Lorenzo (2019): Historia de la central hidroeléctrica San Pedro. Kultrún: Valdivia.

Rojas, Carlos (2018): Valdivia 1960: entre aguas y escombros. UACh: Valdivia.

SEA (2015): Observaciones Ciudadanas al Proyecto Adecuaciones a la Central Hidroeléctrica San Pedro. Servicio de Evaluación Ambiental, Región de Los Ríos.

SEA (2019): Observaciones Ciudadanas al Proyecto Adecuaciones a la Central Hidroeléctrica San Pedro. Servicio de Evaluación Ambiental, Región de Los Ríos.

  1. Doctorado en Ciencias Humanas. Universidad Austral de Chile []
  2. Latour (1998) ha trabajado este concepto, aunque con otros matices. []

OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
vaguiar (16 de noviembre de 2020). Razones más-que-humanas: vínculos entre ciencia, memoria y paisaje en la oposición al proyecto hidroeléctrico San Pedro, provincia de Valdivia, Chile. JDFL. Recuperado 17 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/qk10