Territorios de Resistencia: “¿Dónde quedan, qué son y qué se hacen en las zonas libres de fumigación?”

Mg. Paula Lucero1

Resumen

El objetivo de la propuesta es analizar, en el marco del afianzamiento del agronegocio en el territorio de la Provincia de Buenos Aires, (específicamente en dos partidos limítrofes , Junín y General Viamonte) las distintas ordenanzas y políticas públicas que legislan sobre las fumigaciones con pesticidas en los distintos municipios debido a que el agronegocio en general y las fumigaciones en particular, han traído consecuencias negativas en la salud y el medioambiente y aún no se ha legislado a favor del resguardo de las comunidades afectadas.

En el marco del trabajo de campo para la investigación doctoral se estudiaron las tensiones, discursos y condiciones de posibilidad en torno a la “franja verde o zona de amortiguamiento” y “zonas de exclusión” en dos municipios de la provincia de Buenos Aires. Estas franjas verdes son una mejora para la protección de las zonas urbanas, pero al no haber legislaciones únicas se genera confusión en los productores y fumigadores agrarios.  Entendemos que estas zonas buffer son un avance en materia de cuidado de la salud y el medioambiente, pero se debe encontrar una alternativa al agronegocio de manera urgente. 

Se observaron las condiciones de posibilidad de producción en las franjas de no fumigación, y se concluyó que la agroecología es presentada y fomentada como una opción en muy pocos municipios y que el Estado en sus distintas esferas no promueve ni propone alternativas al modelo basado en el agronegocio. Por todo esto se debe bogar por una legislación nacional con políticas públicas que acompañen la transición de la agricultura convencional a la agroecológica impulsada por organismos estatales con presupuesto acorde.

Breve historia de la transformación de la estructura agraria Argentina. 

En las últimas décadas Argentina ha experimentado grandes cambios que comenzaron a mediados de la década de 19702 (Reboratti, 2010) y que se profundizaron durante los años ‘90 en el modelo agroalimentario -tanto a escala local como mundial- con las políticas macroeconómicas nacionales enmarcadas en el Plan de Convertibilidad. Grass y Hernández (2016) enmarcan este proceso en consonancia con los cambios a nivel mundial de desarrollo capitalista en la agricultura, las autoras plantean que a partir de 1975 con la primera expansión sojera se produce en Argentina un proceso de agriculturación, también llamada Revolución Verde que incluía uso de variedades de semillas transgénicas y agroquímicos.  

El agronegocio se consolida en nuestro país a mediados de la década del ‘90, entendido como un “marco ideológico que construye sentido y legitima el nuevo modo de relacionamiento agroproductivo argentino” (Hernández 2009, p.43 en Córdoba 2015). Según Grass (2013) se producen nuevas reconfiguraciones que representan no solamente transformaciones científico-productivas3 sino también han dado lugar a nuevos actores sociales, novedosas formas de organización productiva y explotación de la tierra. 

En nuestro país la agricultura del agronegocio se basa en gran medida en el monocultivo, especialmente el de soja. Su característica principal es la utilización del “paquete tecnológico” que incluyen siembra directa, semillas transgénicas, y uso de agrotóxicos.  

Martínez Dougnac (2008) señala que este modo de acumulación incluyó también la “sojización” y ésta no fue el resultado de una expansión productiva planificada, sino el resultado del avance del capital (principalmente financiero) en la producción agraria, impulsado por las políticas anteriormente mencionadas, incluyendo la desaparición del marco regulatorio de décadas anteriores, como por ejemplo la disolución de la Junta Nacional de Granos en 1991, y la eliminación de los precios sostén. 

¿Qué es el paquete tecnológico?

En el marco del afianzamiento del agronegocio uno de los principales cambios se da a partir del año 1996, año en que se aprueba en Argentina la utilización de las semillas de soja genéticamente modificada – o soja RR (RoundUpReady), resistente al glifosato. La soja RR es producida por Monsanto (empresa que fue adquirida por Bayer en 2018), su principal propiedad es ser resistente al herbicida glifosato (acaba con las malezas sin afectar la soja, factible de ser aplicado en cualquier momento del ciclo agrario). Según Constantino (2012) Argentina se convierte a partir del 2000 en el principal productor de soja genéticamente modificada. Desde los años 1970 la superficie sembrada con soja ha crecido en forma sostenida a costa del corrimiento de las superficies cultivables4. Cuando se consolida la utilización semillas genéticamente modificadas comienza a utilizarse el sistema de siembra directa. Consiste en dejar el suelo intacto antes de la semilla, utilizando maquinaria preparada para colocar la semilla a la profundidad necesaria, así el suelo queda cubierto del rastrojo de la cosecha anterior por lo que, según ciertos autores minimiza la erosión y se conserva la humedad del suelo (Alapin, 2008), el problema es que al no eliminarse los residuos de cosechas anteriores genera mayor cantidad de malezas que serán combatidos por mayor cantidad de agroquímicos como el Glifosato o 2.4D. (Reboratti, 2010).  Uno de los discursos dominantes de la industria semillera era que debido a la modificación genética de las semillas éstas serían más resistentes a eventos climáticos adversos y por lo tanto requeriría un menor uso de agrotóxicos. Sin embargo, en Argentina entre 1993 y 2014, el consumo de agrotóxicos pasó de 30 m de kg/l a 370 millones ¾ de ese total corresponden al glifosato (Souza Casadinho, 2016).

Zonas buffer y franjas de no fumigación. 

La zona dónde se realizó esta investigación fue en el Partido de Junín, entendida como unidad de la división política del espacio de un territorio que incluye relaciones productivas que implican redes sociales y de circulación de personas, bienes y productos relacionados con el agronegocio. El territorio del agronegocio pampeano incluye, pero no se agota en la zona núcleo granífera. A lo largo del trabajo de campo encontré que en el Partido vecino (General Viamonte) existe una legislación distinta con respecto a las distancias mínimas para las fumigaciones, esto genera confusiones en los productores y aplicadores.

Pensamos el espacio y territorio como algo más que el sustrato material dónde suceden las cosas incorporando la dimensión de las relaciones sociales, de poder, la historia y el conflicto (Altschuler, 2013), con esta concepción del territorio y a partir del trabajo de campo es que surgió la problemática de los actores sociales sobre las franjas verdes o zonas de no fumigación.  Para poder profundizar en la perspectiva de los actores (Guber, 2004) primero se debe comprender qué son, cuál es su historia y qué diferencias hay entre las mismas

En nuestro país no hay una legislación nacional que regule y limite las fumigaciones terrestres y aéreas en zonas periurbanas ni cercanas a establecimientos educativos. Algunas provincias han legislado sobre las fumigaciones, pero de forma autónoma.  Buenos Aires fue la primera de las provincias en legislar sobre el tema. La Ley 10.699 5 “Ley General de Ambiente” (año 1988) esta Ley no regula las distancias en fumigaciones, es el decreto 499/916 el que incorpora la distancia para fumigaciones aéreas, dejando de lado las fumigaciones terrestres, desde el año 1991 no se legisla a nivel del Estado Provincial o Nacional sobre esta temática. 

La lucha por el establecimiento de las zonas de no fumigación (o exclusión) o zonas de amortiguamiento (llamadas también zonas buffer o franjas verdes) ha sido encabezada por los grupos de vecinos, organizaciones sociales y Organizaciones no Gubernamentales (ONG), la acción colectiva es la protagonista de dar la pelea en cada uno de los pueblos del interior del país. 

Distingo entre zona de no fumigación y zonas de amortiguamiento porque no son lo mismo. La diferencia entre estos dos tipos de zonificación radica en la posibilidad de aplicar o no agrotóxicos en un área delimitada. En las zonas o franjas de no fumigación no es posible aplicar ningún producto químico; en cambio en las zonas de amortiguamiento pueden aplicarse solamente aquellos clasificados como “banda verde” (por ejemplo, glifosato). A lo largo de la investigación descubrí que en el Partido vecino (General Viamonte) existe una legislación distinta con respecto a las distancias mínimas para las fumigaciones, esto genera confusiones en los productores y aplicadores.

Según el grado de organización y acción colectiva de las comunidades, los distintos municipios han sancionado ordenanzas que delimiten (o no) franjas de no fumigación o de amortiguamiento. En este contexto el partido de Junín es uno de los más permisivos, estando entre los municipios que establecen menores distancias área fumigada-zona residencial en la provincia7. En Junín no hay campos libres de fumigaciones, sino que la aplicación de agroquímicos está restringida.  Esto se diferencia de General Viamonte dónde a partir de la organización vecinal y acción colectiva del grupo “Foro ambiental de General Viamonte” se sancionó una ordenanza que zonifica la aplicación de agrotóxicos en: zona urbana, zona de exclusión de 300 metros (en estas dos zonas no puede aplicarse ningún agrotóxico) y zona de amortiguamiento (los 2000 metros siguientes a la zona de exclusión)8 

A continuación, se presenta una tabla que compara ambas ordenanzas. 


En el Partido de Junín existen 2.504 ha afectadas por la franja verde, sin contar cuerpos de agua ni establecimientos educativos. No hay una propuesta municipal sobre qué hacer en ese espacio. En relación a esta preocupación, dialogué con la responsable técnica de la agencia de INTA en Junín, le pregunté si se proponía la agroecología para esa zona y me decía:  

“La idea nuestra es de tener ahora más seguimiento de esos casos, porque comprendemos que no es algo que se puede convencer a un productor que venga y decirle “Mira te cayó la franja verde acá entonces hacé agroecología”, porque en esto es un poco decisión económica y también cambio de conciencia de que, a partir de esta decisión económica, depende como va a ser el futuro de la explotación. Entonces no es que hay una receta mágica, por ahí sí en hacer seguimiento de ejemplos de gente que hace muchos más años que vienen trabajando y poder vincularlo” (Diario de campo, diciembre 2019).

A su vez, la existencia de distintas normativas, con distintas restricciones, hace que en los territorios limítrofes la información sea confusa, tal es el caso del pueblo de Morse (partido de Junín), que limita con otros dos partidos: General Viamonte y Bragado.

Esta confusión atraviesa a todos los actores involucrados en el agronegocio: productores, agentes estatales, trabajadores, profesionales, todos tienen distintas ideas y por lo tanto distintas prácticas sobre las fumigaciones. A pesar de estos equívocos distintos actores han logrado organizarse y constituirse en territorios de resistencia. Les he llamado territorios de resistencia porque se reconocen como espacios dónde la acción colectiva ha logrado un avance en sus reclamos. 

En mi investigación he recolectado testimonios de personas que a pesar de la existencia de las ordenanzas: “A la noche se fumiga igual” y “aunque no se pueda, fumigan de noche” (Diario de campo, septiembre 2017, septiembre 2018). Una de las razones por las cuales se infringen las reglamentaciones es porque no se designa personal o presupuesto para llevar los controles adecuados por lo que los municipios no pueden controlar las fumigaciones ilegales, queda en los habitantes de los pueblos registrar y denunciar. 

Entonces, existen las ambigüedades alrededor de las normativas municipales, desconocimiento y dificultad para darlas a conocer y recursos humanos y financieros para controlar que efectivamente se cumplan. 

 “La única buena práctica agrícola es la Agroecología”9 

En la zona estudiada, la gran parte de los productores rurales no piensan una salida al modelo productivo sin el paquete tecnológico de semillas transgénicas, siembra directa y agrotóxicos. La agroecología no es vista como una opción, tampoco se conocen sus bases y fundamentos:  

La Agroecología podría definirse o entenderse como: “Un nuevo campo de conocimientos, un enfoque, una disciplina científica que reúne, sintetiza y aplica conocimientos de la agronomía, la ecología, la sociología, la etnobotánica y otras ciencias afines, con una óptica holística y sistémica y un fuerte componente ético, para generar conocimientos y validar y aplicar estrategias adecuadas para diseñar, manejar y evaluar agroecosistemas sustentables” (Sarandón y Flores, 2014 p. 55).

En 2016, cuando comenzaba con esta investigación pude dialogar con un profesor (Axel) de la cátedra de Agroecología de la carrera de Ingeniería Agronómica en la UNLP (materia obligatoria en el plan de estudios desde 2001). Cuándo le pregunté por la agroecología me respondió: 

“La agroecología como disciplina científica trata de ver cómo funcionan los sistemas agropecuarios, entender el punto de vista más ecológico. Qué son las cosas que permite que funcione desde el punto de vista de utilización de energía, de nutriente, dinámica de las poblaciones, como es. Como para tratar en cada zona, de acuerdo de las características, diseñar sistemas que sean los más eficientes del punto de vista productivo, dependiendo lo menos posible de insumos externos, digamos.  Una de las ventajas que ha tenido la “revolución verde” es que no importa en qué ambiente estés, vos lo que tenés que hacer es poner más o menos agroquímicos como para darle las condiciones que crezca el cultivo. La agroecología lo que te dice es: No, tenés que entender el ambiente en que estás, como para tratar de diseñar, de manera más eficiente ese sistema, que cultivo, que combinación de cultivo. Una combinación de cultivos que es eficiente para una zona, puede no serlo para la otra” (Diario de campo, febrero 2016).

Cuando pregunté a los productores rurales e Ingenieros Agrónomos de la zona qué pensaban sobre la agroecología o una producción sin agrotóxicos obtuve respuestas del tipo “- ¿Cómo sería?” “-No sé qué es eso” “-Sacar el glifosato del campo es como sacar el tractor”. Pensar un cambio del modo de producción e incidir sobre las reglas del agronegocio no se representa como posible de ningún modo para nuestros interlocutores. Krotz (2002) afirma que las utopías pueden encontrarse en todas las épocas y todas las culturas, dónde la categoría de alteridad toma una forma decisiva, la utopía es la insatisfacción con las formas existentes. En los productores y trabajadores agrarios de con los que trabajé no se expresa esa insatisfacción. No hay críticas ni se imaginan alternativas afuera de la realidad en la que están inmersos. Un Ingeniero Agrónomo me comentó que un colega “-estaba haciendo algo similar a lo orgánico” en General Viamonte en la franja de no fumigación y que “-estaban poniendo solo repelente, ¡había mucho olor! Era peor que lo otro”. 

Una interesante reflexión la presentan Sarandón y Flores (2014), quiénes afirman que no sólo deben tenerse en cuenta los costos visibles de la producción, sino también los intangibles. Como por ejemplo el costo sobre los recursos (degradación de suelos, contaminación del agua, pérdida de agrobiodiversidad) sino también los costos sobre la salud humana y animal. 

Un ejemplo de ejecución exitosa del modelo agroecológico es “La Aurora”, es un establecimiento agropecuario extensivo (650 ha) se encuentra al sudeste de la provincia de Buenos Aires a 400 Km de Capital Federal. Pertenece a Juan Kiehr y desde 1997, (mientras que en la mayor parte del país avanzaba el agronegocio) bajo el asesoramiento del Ingeniero Agrónomo Eduardo Cerdá, comenzó su proceso de transición a la agroecología.  Este cambio de modelo tuvo beneficios intangibles, pero también económicas. Cerdá et al. (2014) afirman que, entre 1990 y 2012 en la zona, el modelo convencional como depende de insumos externos tuvo costos que se incrementaron. El sistema agroecológico tuvo costos menores de producción. En números, a un productor convencional de la zona cada dólar invertido le devuelve 1,31 dólares. Al productor de “La Aurora”, cada dólar invertido le devuelve 5,15 dólares (Cerdá et al., 2014, p. 454). 

Sobre esta discusión, Sarandón y Flores (2014) señalan que el análisis costo-beneficio ha sido y aún es, una herramienta poderosa como factor de cambio de los modelos productivos. Discuten con la economía neoclásica porque concibieron al sistema económico como un sistema capaz de autosostenerse indefinidamente, como una máquina de movimiento perpetuo. Esta forma de entender la realidad ha traído consecuencias gravísimas para el medioambiente. Por ejemplo, la “pérdida de nutrientes, disminución en el contenido de materia orgánica, aumento en las tasas de erosión, aumento en el riesgo de contaminación por uso de agroquímicos, sedimentación en predios agrícolas y fuera de ellos, aumento del desempleo y éxodo rural. Ante esta realidad cabe preguntarse: ¿Estos problemas no han ocasionado un costo para el propio productor y/o para toda la sociedad? ¿La pérdida de nutrientes o de suelo por erosión, por ejemplo, debe ser considerada como un subproducto inevitable de esta decisión económicamente racional? ¿Cuál sería el costo de llevar nuevamente a este ambiente a sus condiciones originales?” (Sarandón y Flores, 2014, p. 73) 

El aporte estatal es clave para desarrollar otra forma de producir, el trabajo de Cittadini y Gasselin (2019) compara los procesos de transición agroecológica en la agricultura francesa, con la situación argentina. En esta investigación los autores marcan cómo el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INRA) en Francia incorporó el fomento de la agroecología como tema estratégico en su Plan Estratégico (2010 – 2020), con apoyo estatal. En Argentina eso aún no está sucediendo. Recientemente en nuestro país se creó la Dirección Nacional de Agroecología, pero falta tiempo para ver qué políticas impulsan en pos de un cambio de producción. 

La agroecología no sólo es una forma de producir más amigable con la salud y el medioambiente, sino fomenta la producción familiar y la seguridad alimentaria. Gorbman (2018, p. 132) afirma que: “Según el Grupo ETC (Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración), el sistema industrial de producción de alimentos llega solo al 30% de la población mundial, pero usa el 70% de la tierra, del agua y de los combustibles que se usan en la agricultura. FAO agrega a esto que el 30 o 40% de lo que se produce, que equivale a 223 kg por persona y por año y que corresponden a la producción de 1400 millones de hectáreas se desperdicia. El 50 % de todo lo producido para la alimentación cotidiana es suministrada y producida por los agricultores familiares y las familias campesinas los pueblos originarios”. 

Si bien en Junín no hay campos libres de fumigaciones ni políticas públicas claras sobre qué hacer en esas 2.504 ha que quedan afectadas en las franjas de no fumigación, entendemos que el camino para avanzar en la seguridad y soberanía alimentaria es promoviendo políticas públicas orientadas hacia la producción agroecológica. 

Si bien hay municipios que han impulsado exitosamente políticas públicas locales para generar un cambio o transición del  modelo productivo10, en su mayoría las distintas estructuras de gobierno (nacional, provincial y municipal) no generan políticas públicas tendientes a fomentar la producción agroecológica. 

Referencias

Alapin, H. (2008). Rastrojos y algo más. Historia de la siembra directa en Argentina. Ed. Teseo. 

Altschuler, B. (2013). “Territorio y desarrollo: aportes de la geografía y otras disciplinas para repensarlos”. Theomai, (27-28).

Cerdá, E; Sarandón, S; Flores, C (2014) El caso de “La Aurora”: un ejemplo de aplicación del enfoque Agroecológico en sistemas extensivos del sudeste de la provincia de Buenos Aires, Benito Juárez, argentina. En Sarandón, S. J., Y Flores, C. C. Agroecología: bases teóricas para el diseño y manejo de agroecosistemas sustentables. Universidad Nacional de La Plata, Argentina. 466 p.

Cittadini, R., & Gasselin, P. (2019, November). Procesos de transición agroecológica y cooperación en la agricultura francesa, diferencias y analogías con la situación argentina. In 11. Jornadas interdisciplinarias de estudios agrarios y agroindustriales Argentinos y latinoamericanos.

Constantino A. (2012) La pampa sigue ancha y ajena. La persistencia del poder terrateniente en la región pampeana argentina en la etapa de la sojización. Tesis para optar el grado de Magíster en Ciencias Sociales “XVIII”. FLACSO.

Córdoba, M. S. (2015) Viaje al corazón del negocio agrícola. Dispositivos de legitimación e intervención territorial del modelo de agronegocios en Argentina.  Tesis de Doctorado en Antropología Social. Universidad Nacional de San Martín. Instituto de Altos Estudios Sociales.

Gorban, M (2018) Salud, Nutrición y Modelo Productivo. En Pengue W., y Rodríguez, A. coomps. Agroecología, Ambiente y Salud: Escudos Verdes Productivos y Pueblos Sustentables. Buenos Aires y Santiago: Fundación Heinrich Boll Stiftung.

Gras, C. (2013). “Agronegocios en el Cono Sur. Actores sociales, desigualdades y entrelazamientos transregionales”, desiguALdades.net Working Paper Series 50, Berlin: desiguALdades.net International Research Network on Interdependent Inequalities in Latin America.

Guber, R. (2004). El salvaje metropolitano: reconstrucción del conocimiento social en el trabajo de campo. Buenos Aires: Paidós.

Gras, C. y Hernández, V. (2013). El agro como negocio: producción, sociedad y territorios en la globalización. Buenos Aires: Ed. Biblos. 

Gras, C. y Hernández, V. (2016). Radiografía del nuevo campo argentino: Del terrateniente al empresario trasnacional. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores. 

Krotz, E. (2002). La otredad cultural entre utopía y ciencia. México: UAM, FCE.

Martínez Dougnac, G. (2008). Notas sobre los procesos de concentración económica en el corazón sojero de la pampa húmeda. En Documentos del CIEA n3: Políticas, tendencias y problemas en el agro argentino. Recuperado de http://www.ciea.com.ar/documentos-de-trabajo/documentos-de-trabajo-3-2008/ (Acceso 18/09/2017).

Reboratti, C. (2010). Un mar de soja: la nueva agricultura en Argentina y sus consecuencias. Revista de Geografía Norte Grande, núm. 45, mayo, 2010, pp. 63-76 Pontificia Universidad Católica de Chile Santiago, Chile.Sarandón, S. J., y Flores, C. C. (2014). Agroecología: bases teóricas para el diseño y manejo de agroecosistemas sustentables. Colección libros de cátedra. Editorial de la Universidad Nacional de La Plata. Capítulo, 5, 131-158.

  1. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de La Plata. paulalucero85@gmail.com []
  2. Los avances estuvieron ligados principalmente a la tecnificación de la siembra y la cosecha (Reboratti, 2010) y concentración y trasnacionalización de la producción, incluyendo la comercialización de insumos agrícolas (Grass y Hernández, 2016) []
  3. Los llamamos cambios Científico- Productivos debido a los cambios en la producción agraria suceden a partir de las incorporaciones tecnológicas. []
  4. “Desde los años setenta el cultivo de la soja ha crecido sostenidamente en la Argentina. La producción pasó de 3,7 millones de toneladas en 1980/81 a 10,8 millones en 1990/91 y a 35 millones en 2002/03. En la campaña del 2006 alcanzó 40 millones de toneladas. Otro tanto ocurrió con la superficie destinada a la producción sojera, pues en 1980/81 representaba el 9,1% del total del área cultivada con cereales y oleaginosas, en la campaña 1990/91 pasó al 24,8%, y en 2002/03 a más del 46%” Miguel Teubal (2008: 90). []
  5. http://www.gob.gba.gov.ar/legislacion/legislacion/l-10699.html (Acceso 10/07/2019) []
  6. http://www.maa.gba.gov.ar/sites/default/files/Decreto_499-91.pdf (Acceso 10/07/2019) []
  7. La Ordenanza 6425 del 5 de noviembre de 2013. Se establece: “La Franja Verde o franja de amortiguamiento: Es la superficie delimitada de protección que por naturaleza y por su ubicación, requiere de un tratamiento especial para garantizar la conservación de un espacio protegido. La dimensión de la franja verde se establece desde la zona urbanizada hasta 500 metros; desde los establecimientos educativos rurales hasta 500 metros, y para los cursos y espejos de agua, a partir de 25 metros hasta 500 metros.” Texto completo en http://www.junin.gob.ar/ga/boletinOficial/pdf/decretoshcd/ORDENANZA64252013-11-05.pdf []
  8. Ordenanza 3150 Sancionada en diciembre de 2015.  http://digestomunicipal.senadoba.gov.ar/External/Upload/8_ORDENANZA%20N%C2%BA%203150%20AGROQUIMICOS%20-%20general%20viamonte.pdf []
  9. Extracto de la entrevista a Marcela. Productora Agroecológica de la zona. []
  10. Un ejemplo de fomentar la producción agroecológica es la del Municipio de Guaminí, (ubicado al sudoeste de la provincia de buenos aires) dónde en 3 (2014 – 2017) años pasaron de producir 100 hectáreas a 1500. https://latinta.com.ar/2017/05/guamini-la-alternativa-agroecologica/ (Acceso 02/06/2019) []

OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
vaguiar (16 de noviembre de 2020). Territorios de Resistencia: “¿Dónde quedan, qué son y qué se hacen en las zonas libres de fumigación?”. JDFL. Recuperado 17 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/qk12